Decorar nuestro hogar es un tarea fascinante, dinámica, que se puede llegar a hacer a lo largo de toda nuestra vida o cambiar a lo largo de la misma según nosotros vayamos evolucionando.

Al decorar nuestro hogar no tenemos porque usar un mismo estilo en todas sus estancias. Podemos  combinar perfectamente estilos diferentes: barroco, vintage, retro, natural, minimalista… Sea los estilos que sea, lo importante es que estés a gusto en tu casa.

Un claro ejemplo de que en una misma casa puedes haber varios estilos son los pisos diáfanos. Las casas que no tienen separadas las estancias se apoyan en la decoración para conseguir diferenciar las diferentes partes de la casa, y no por ello todas las partes del piso están decoradas igual.

Al decorar cada parte de la vivienda de una manera diferente además, hace que rompas con la monotonía, aportando alegría y mucha personalidad. Hay lugares, como por ejemplo los dormitorios, que se aconseja que la decoración de las paredes y los muebles que vayamos a utilizar nos aporten tranquilidad para poder descansar mejor.

Las zonas para los juegos o los salones, son lugares destinados más para el ocio y los ratos de tiempo libre por lo que se puede arriesgar más y jugar con decoración más original. Si tienes miedo de juntar decoraciones en una misma estancia, valora hasta que punto queda bien y si no lo tienes claro, nosotros te vamos a aconsejar.

Es arriesgado combinar estilos que sean totalmente opuestos. Por ejemplo, un estilo que pueda ser más bien suave, como un estilo vintage con un toque retro es totalmente admisible. En cambio, un estilo barroco con un estilo minimalista, chocaría demasiado si no lo sabes hacer bien. En cualquier caso, como decíamos al principio, lo importante es que estés a tu gusto y si necesitas ayuda, llámanos, será un placer ayudarte.

Fuente: nosotras.com