La compra del sofá es una decisión que se debe meditar bien ya que será el mueble central en la decoración del salón. Cuando elijas tu sofá, el primer consejo es que tienes que valorar la estética, que te guste y también otros aspectos que te vamos a contar. Debes huir de aquello que sólo nos entre por los ojos; puede parecernos un buen sofá “por fuera” y no serlo “por dentro” y puede también, que no combine con el resto del salón. Por tanto, hay que valorar el diseño (que te guste) y la calidad (que sea un buen sofá por dentro) y a la vez que encaje en el ambiente en el que va a estar junto con otros muebles decorativos.
Hay que verificar el tamaño del sofá, por la estancia y las personas que lo van a usar y dado que se trata de un mueble que se va a utilizar, es importante comprobar su comodidad al sentarse o recostarse sobre él. No debe olvidarse tampoco saber el espacio destinado al sofá disponible, lo mejor será tomar las medidas exactas. Por tanto hay que verificar que el sofá tiene el tamaño adecuado, no sólo para la estancia a la que va destinado sino para las personas que lo van a utilizar.

Para que el sofá sea mullido en su justa medida conviene que sea algo duro de inicio. Con el paso del tiempo y el peso soportado los sofás acaban por deformarse y hundirse en mayor o menor medida, dependiendo de la calidad de su interior. Por ello resulta recomendable que al comprarlo los cojines estén algo más duros y las bases no se flexionen demasiado, pero sin renunciar a la comodidad.

Si cuesta levantarse del sofá, aconsejamos que a la hora de sentarse las caderas nunca deben quedar en un plano inferior a las rodillas, de lo contrario le será más difícil incorporarse. Otro consejo importante es que al apoyar la espalda contra el respaldo del sofá se debe poder apoyar los pies en el suelo y el borde del asiento no ha de presionar la parte posterior de la rodilla.

Estética, comodidad, calidad y también limpieza. Es importante comprar un sofá cuya tapicería sea fácil de limpiar. Y eso debe ser compatible con quienes lo van a utilizar. Busca siempre productos específicos para limpieza de sofás de tela o piel natural en una tienda de muebles especializada. La piel sintética es muy delicada de limpiar, ya que cualquier fricción hará quie se pele o se escame el pvc.

Por último, hay que saber las costumbres de los habitantes de la casa y considerar el uso que se le va a dar al sofá. Si el rincón se utiliza para descansar, ver la tele, oír música o cenar como es lo habitual, hay que escoger un tipo de sofá. Si va a ser necesario usarla como cama adicional, hay mucha variedad de diseños, sistemas y de tipos de bases (colchón) para descansar, aunque darle esta utilidad a menudo, no es lo más recomendable para la espalda. sofá barcelona