Un buen colchón, según médicos y fabricantes, es la clave para mantener una buena salud de la espalda, aunque nunca pueden considerarse como una “medicina” o una “panacea” para curar los daños que infringimos a nuestra columna vertebral.
El colchón puede estar dañado en su interior mucho antes de que su aspecto externo lo delate y el producto deja de atender al calificativo de confortable y de garantizar buenas condiciones para el descanso a partir de los 10 años, según la Asociación Española de la Cama (Asocama).

Aquí van unos consejos para saber si tu colchón está o no en buen estado:

La superficie de descanso ha de ser firme, homogénea y adaptable en su soporte (carcasa de muelles, bloque de latex o bloque de espuma), y cómoda y mullida en sus acolchados.

Otro punto importante a la hora de escoger un colchón es el grado de firmeza que dependerá directamente de la persona, porque nuestra columna vertebral no debe coger posturas extrañas ni vicios cuando dormimos (efecto hamaca). Debe mantenerse en su postura natural para que no sufra. La base tiene que ser homogénea, el apoyo tiene que ser en toda la superficie del cuerpo y no debe tener hundimientos, ni huecos grandes. Y por último necesitamos también que sea adaptable porque nuestro cuerpo no es una tabla rasa, está lleno de curvas, y a ellas se debe adaptar en cierto modo el colchón.

Disponemos de una amplia gamma de colchones de los que podemos destacar los mas conocidos, el colchón de muelles y el de látex. Os presentamos una comparativa para ayudaros a escoger, en primer lugar hablaremos de los colchones de muelles, es el de toda la vida, ofrece distintos grados de firmeza según el refuerzo de los muelles. Son ecológicos, transpiran muy bien, resultan más firmes y no presentan problemas ante la humedad. El principal inconveniente es que los muelles van cediendo y tienden a hundirse en el centro, lo que implica una postura incorrecta del cuerpo a largo plazo. El látex, por su parte, presenta características muy interesantes, ya que estos colchones se amoldan perfectamente al cuerpo y a las articulaciones,  son flexibles pero indeformables y facilitan la circulación sanguínea al no crear puntos duros. Pero de látex hay de muchas calidades y a ser posible,  os aconsejamos el colchón de látex natural 100% que son más duraderos que los de muelles, hipoalérgénicos y resistentes tanto al polvo como a la suciedad. Por otro lado, está el hecho de que no eliminan del todo bien la transpiración.

Otro tipo de colchón, es el de espuma HR y VISCOLÁSTICA, del que hableremos en otro post por todas sus características a comentar.

Por último, a la hora de comprar un equipo de descanso hay que tener en cuenta la elección del somier. El somier tiene gran importancia e influencia en el descanso, ya que sobre él se asienta el colchón. Una buena base garantiza una columna vertebral sana y sin problemas, favorece la posición correcta de la misma y mantiene el colchón en las condiciones adecuadas. Para sacarle el máximo partido al colchón es fundamental que la base sea firme y uniforme. Así mismo, es importante tener en cuenta que un colchón nuevo sobre un somier viejo se estropea antes, por lo que es recomendable renovar el sistema de descanso al completo.

Colección de colchones homedesign: calidad a buen precio.